Dequevalapeli.com

Fuego (1949) contada por: Dqvlapeli Blog

Sobre la película

Fuego

ESPAÑA, 1949
IDIOMAS: Español | 77 min. | Blanco / Negro | 1,37:1 Normal

DIRECCIÓN: Alfredo Echegaray, Arthur Duarte
PRODUCCIÓN: Faro Films (España)
INTÉRPRETES: Nani Fernández, Tony Leblanc, Teresa Casal, Emilio Aragón, Manolo Morán, José jaspe, Ángel de Andrés, Fulgencio Nogueras Francisco Bernal, Santiago Rivero, Juanita Manso, Isabel de Castro, Carlos Otero, Óscar Acúrcio, Raul de Carvalho
GUIÓN: Alfredo Echegaray, Eduardo Manzanos, Eugenio Deslaw
FOTOGRAFÍA: Enrique Guerner
MÚSICA: José Muñoz Molleda

SINOPSIS:

El hermano del jefe de una cuadrilla de bomberos regresa de América completamente arruinado.

GÉNERO: Comedia,Drama
OTROS TITULOS: Fogo!

Coproducción hispano-portuguesa rodada en doble versión


CONTADA POR:
Dqvlapeli Blog
Contador de DQVlapeli

Blog

Fuego / Fogo! (1949)

Por Dqvlapeli Blog - De qué va ... - 13/03/2018

Fuego / Fogo! (Alfredo Echegaray / Arthur Duarte, 1949)

La doble versión Fuego / Fogo! es una de las últimas producciones de Faro Films, una casa surgida de los estudios madrileños Roptence. La magra calificación oficial a la película y la mala marcha de los estudios abocaron a la desaparición a esta casa, especializada en coproducciones con Portugal.

blog FuegoSe hace cargo de la versión española el guionista Alfredo Echegaray en la única ocasión en que se pone tras la cámara. En cambio, la versión portuguesa corre a cargo de Arthur Duarte, veterano en este tipo de coproducciones y uno de los directores más notorios del periodo de oro del cine salazarista. En cuanto a los protagonistas, los papeles que en la versión española estaban interpretados por Tony Leblanc, Nani Fernández, Emilio Aragón y Teresa Casal, recaen en la portuguesa en Carlos Otero, Isabel de Castro, Raul de Carvalho y Aida Baptista, respectivamente. A falta de otros datos, damos por hecho que ambas versiones se rodaron mediante el sistema de tomas alternas, aprovechando decorados, campos de luz y tiros de cámara, y que Arthur Duarte, dada su mayor experiencia, tuviera prioridad a la hora de efectuar la puesta en escena, dedicándose Echegaray a la dirección de los actores españoles y aprovechando la planificación del portugués.

En el cine clásico es harto frecuente que un objeto posea determinadas cualidades simbólicas. En esta ocasión se trata del transistor que Juan (Leblanc) ha traído del continente americano a su hermano Miguel (Aragón) y a su cuñada Amparo (Nani Fernández) como regalo de bodas. Por una parte, es lo único que ha podido traer de un viaje en el que pensaba enriquecerse. Por otra, el transistor es portador de música, que, según verbaliza la mujer, es la alegría que faltaba en la casa. El transistor homologa las músicas de los dos países ibéricos implicados en la producción: fado y chotis surgen por igual de su pequeño altavoz. Pero, además, sirve para provocar los celos entre hermanos cuando Miguel baile con Amparo, puesto que, según algunas vecinas, sólo en América ocurre que una mujer baile con cualquiera que se lo proponga. Por último, ante la ausencia del marido por necesidades del servicio y la indecisión de su cuñado, Amparo se acuesta con el transistor, sustituto evocador de contactos físicos tolerados gracias al baile.

Porque el fuego titular es el de la pasión que abrasa al cuarteto protagonista. El cuarto vértice es Elena (Casal), mujer de vida disipada que aspiraba a casarse con Miguel y que hará lo imposible por destruir su matrimonio. Puede, por ejemplo, propalar por la pequeña colonia de casitas bajas en que viven todos, que las ausencias de Miguel favorecen la intimidad de Juan y Amparo. La relación es inviable, no sólo porque lo dicte la moral nacional-católica de la época, sino porque también la censura está al tanto de apagar inmediatamente cualquier chispa de adulterio que pudiera saltar del guión. De este modo, Juan decide aceptar el nepotismo de su hermano, que agiliza el procedimiento para que pueda ingresar en el cuerpo de bomberos y favorece una competencia entre ambos que raya en el masoquismo. Juan acometerá las acciones más temerarias a fin de llegar antes que su hermano mayor a cualquier intervención, dado que no pudo llegar antes al corazón de Amparo.

Para Miguel, los bomberos son una especie de sacerdotes laicos dedicados a hacer el bien a costa de sus propias vidas. Las mujeres, por recatadas que sean, son sólo un obstáculo en esa vida sacerdotal. El fuego que abrasa a Amparo es por eso innombrable, tanto que, incluso desaparecido el hermano mayor, es evidente que el menor va a ocupar su puesto en todos los sentidos -capataz de camión, lecho conyugal...- pero esta segunda parte no se puede mostrar pues supondría una celebración de la muerte de Miguel. Hemos de asumir, por tanto, que el nuevo matrimonio -una vez cumplido el plazo del luto- será igual de infeliz que el anterior, puesto que las causas de la desdicha no eran sólo externas -la llegada de Juan-, sino las propias de la vida de sacrificio que había elegido Miguel y que ahora ha heredado su hermano. Puro masoquismo melodramático.

Perfiles relacionados con esta película

Arthur Duarte
1895, Lisboa - 1982, Lisboa (Portugal)
Portugal

Películas relacionadas

Todos a la cárcel
Luis G. Berlanga, 1993
por Antonio Manzanera
La vida inesperada
Jorge Torregrossa, 2014
por Chema Rodríguez-Calderón
3 bodas de más
Javier Ruiz Caldera, 2013
por Miguel Ángel de Rus
Las chicas de la Cruz Roja
Rafael J. Salvia, 1958
por Fernando Olmeda
La ciudad no es para mí
Pedro Lazaga, 1965
por Miguel Ángel Huerta Floriano

Guerra Civil (1936-1939)

Películas destacadas

Carne de horca
Ladislao Vajda, 1953
por Joaquín Leguina
No desearás al vecino del quinto
Ramón Fernández, 1970
por Rafael Reig

¿ Qué nos cuenta Camilo Pino ?

películas (1)

Suscríbete al Boletín

¿Quieres recibir las novedades en tu e-mail?