Dequevalapeli.com

Día tras día (1951) contada por: DQVlapeli

Sobre la película

Día tras día

ESPAÑA, 1951
IDIOMAS: Español | 90 min. | Blanco / Negro | 1,37:1 Normal

DIRECCIÓN: Antonio del Amo
PRODUCCIÓN: Altamira (España)
INTÉRPRETES: Mario Berriatúa, Marisa de Leza, José Prada, Manuel Zarzo, Carmen Sánchez, Manrique Gil, Manuel Requena, Jacinto San Emeterio, Julio Alyman, Juan Vázquez, Vicente Ávila, Ramón de Oteiza, Elisa Méndez, Ofelia G. Otero, Benito Cobeña, Nela Congiu, Vicente Mullor, Amelia Ortas, José Ortiz, Carmen Martín, Antonio Barta, Magda Peiró
GUIÓN: Juan Bosch, Antonio del Amo. Manuel Pombo Angulo
FOTOGRAFÍA: Juan Mariné
MÚSICA: Jesús García Leoz

SINOPSIS:

Un sacerdote del entorno del Rastro madrileño intenta encauzar las vidas de unos jóvenes a los que la marginación empuja a la delincuencia.

GÉNERO: Marginación,Religión,Social,Drama



CONTADA POR:
DQVlapeli
Contador de DQVlapeli

Blog

Día tras día (1951)

Por Dqvlapeli Blog - De qué va ... - 06/02/2014

Día tras día (Antonio del Amo, 1951)

Una voz nos ilustra sobre algunos personajes pintorescos del Rastro madrileño: compradores anónimos, chamarileros con nombre propio y una tribu de delincuentes juveniles que hacen del hurto al amparo del barullo su pequeña industria. La voz nos invita a fijarnos en dos de ellos: Anselmo y Ernesto. La voz pertenece al cura párroco de San Cayetano (José Prada), quien desde las alturas de Cascorro, va a encauzar como un demiurgo bondadoso y comprensivo, sus vidas.
blog Día tras día
Anselmo (Manolo Zarzo) es un chaval huérfano, casi un niño, que no ha conocido otra vida que la calle. Uno de los comerciantes (Manolo Requena) sufragará la operación que necesita para volver a caminar y a jugar al fútbol, que es lo que de verdad le gusta.

Ernesto (Mario Berriatúa) vive la constante tensión entre sus deseos de viajar y ser un pintor famoso y un trabajo embrutecedor como delineante. El amor de Luisa (Marisa de Leza) podría servirle para encauzar su vida si no se desliza por la pendiente de la delincuencia ante la promesa del dinero fácil.

Día tras día es la primera producción de Altamira, productora cinematográfica constituida en 1949 por varios alumnos de la primera promoción del Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas, entre los que se encuentran Luis G. Berlanga y Juan Antonio Bardem. Ellos podrían haber debutado en la dirección si no fuera porque el criterio financiero se impuso y pareció menos arriesgado confiar esta tarea al ya veterano Antonio del Amo, profesor de los impulsores del proyecto. Bardem y Berlanga debutarían poco después con Esa pareja feliz (1951).

Sobre la película de Antonio del Amo, pesa el sambenito neorrealista. Se disputa con El último caballo (Edgar Neville, 1950), Surcos (José Antonio Nieves Conde, 1951) y Cerca de la ciudad (Luis Lucia, 1952) el mérito de haber aclimatado la propuesta italiana a las posibilidades de la España autárquica. También pesa la pátina moralizante de estar protagonizada por un cura y de ofrecer soluciones postizas a un relato de corte redentorista. Es así, no lo vamos a negar. Los diálogos pecan muchas veces de literarios y la trama está conducida con unas dosis de posibilismo rayanas en la ingenuidad. Y, sin embargo, compartiendo curita protagonista con la película de Lucia, el que compone aquí José de Prada resulta mucho menos cargante que el Marsillach de aquélla. El cura -innominado- de Día tras día no aparece jamás en la iglesia, rodeado de los símbolos de autoridad que el estado nacional-católico le confiere. Es un cura a pie de calle, que conoce perfectamente a los habitantes del barrio, sean o no feligreses de San Cayetano, y nunca usa métodos torticeros para imponer su voluntad y devolver a las almas descarriadas al buen camino. A lo mejor no es suficiente desde un punto de vista contemporáneo, pero no deja de ser significativo.

El otro aspecto destacable es el rodaje en el popular barrio madrileño, entonces suburbial y canalla. Antonio del Amo y Juan Bosch tienen buen oído para el diálogo costumbrista y habilidad para la creación de personajes secundarios memorables, como el realquilado de la madre de Ernesto. Es una pena que en el momento en que la acción recae en los protagonistas los diálogos se vuelvan en exceso literarios y expositivos.

El director de fotografía Juan Mariné hace un trabajo extraordinario rodando muchas secuencias entre el gentío, aprovechando el mercado callejero. Destaca entre todas ellas el robo en el anticuario y la posterior persecución durante la celebración de la verbena de la Paloma.

Más allá de su explícita intención social y de la necesidad de nadar entre dos aguas con la férrea censura, Día tras día queda como una excelente muestra de cine costumbrista, no exento de ambigüedades. Se pueden comprender éstas como tibieza ideológica, pero también como pequeñas grietas en la doctrina oficial.

Perfiles relacionados con esta película

Antonio del Amo
1911, Valdelaguna, Madrid - 1991, Madrid
España

Aclimatación del Neorrealismo
1950 - 1959
España

Otras películas de Antonio del Amo


por Narciso Casas

El pequeño ruiseñor
Antonio del Amo
Drama, España, 1956

Películas relacionadas

El pequeño ruiseñor
Antonio del Amo, 1956
por Narciso Casas
Evelyn
Isabel de Ocampo, 2012
por Lidia Falcón
A esmorga
Ignacio Vilar, 2015
por Jose Díaz
Deprisa, deprisa
Carlos Saura, 1980
por Alberto Granados
La isla mínima
Alberto Rodríguez, 2014
por María Torvisco

Guerra Civil (1936-1939)

Películas destacadas

Huella de luz
Rafael Gil, 1942
por Santiago Aguilar
Viridiana
Luis Buñuel, 1961
por Ilia Galán

¿ Qué nos cuenta Ignacio Ochoa ?

películas (1)

Suscríbete al Boletín

¿Quieres recibir las novedades en tu e-mail?